Nuevo Tráiler y Poster de “Escape From Tomorrow”

El director y escritor de esta cinta, Randy Morre sin duda nos trae una historia de horror y fantasía, filmada casi a escondidas en Disney World y Disney Land.

Sigue leyendo

Anuncios

Macabro, Inicia el Festival Internacional de cine de horror

Festival Macabro, Cineteca Nacional

Festival Macabro, Cineteca Nacional

El día de hoy inicia el festival de cine de horror Macabro en su edición número 12. La cineteca nacional se viste de sangre con su muestra de cine horror alternativo, algo diferente a lo que nos ofrecen los grandes estudios de cine.

Para los amantes del horror hace doce años se creo este festival organizado por la Cineteca nacional, haciendo llamado a mas de 10 paises para mostrarnos sus propuestas de horror, algunas muy creativas y que vale la pena ver, algunas otras esta bien que pasen desapercibidas.

Aquí una lista de los filmes que conformarán esta muestra:

The battery (Estados Unidos, 2012), Hermanos de sangre(Argentina, 20012), Crave (Estados Unidos, 2012), Dead Shadows (Francia, 2012), y muchas más. Así que si están en la ciudad de México y les encanta el horror sería muy bueno que vieran estas opciones.

Les tendré mas detalles de este festival internacional de películas de horror.

 

¿Revivirá el género de “Caníbales” con la nueva cinta de Eli Roth?

Escena de "The Green Inferno" de Eli Roth

Escena de “The Green Inferno” de Eli Roth

Eli Roth, director aficionado al horror Gore lleva 6 años sin lanzar una nueva cinta (Hostel 2, en el 2007), pero su regreso promete ser la cinta más violenta que haya filmado a la fecha
Esta es una escena de “The Green Inferno”, que en el clásico argumento del género “explotación” de los 70s, sigue la historia de un grupo de estudiantes que viajan de New York al Perú, y de alguna forma terminan en manos de una violenta tribu de caníbales, una de las formas de terror más violentas y censuradas
El elenco incluye nombres poco conocidos, como Lorenza Izzo y Ariel Levy

¿Se acercará esta cinta a las controvertidas obras de los 80s-80s como Canibal Ferox?, ¿podría llegar a revivir el género en esta era saturada de zombies?

Criaturas ocultas. Cuando hermosas imágenes no sostienen la película.

Criaturas ocultas. Hidden 3D

Criaturas ocultas. Hidden 3D

Criaturas ocultas. Hidden 3D. USA (2012)

  • Dir: Antoine Thomas
  • Reparto: Sean Clement, Simonetta Solder, Jordan Hayes

Calif: 1/5

A veces es difícil entender cuáles son las motivaciones que llevan a un director a filmar una película y cuáles podrían ser las razones por las cuales alguien empieza un proyecto fílmico y lo termina sin darse cuenta de las enormes fallas que tiene.

Y es que en esta película, alguien debió haberse dado cuenta en algún momento que iba directo al desfiladero. Una premisa ambiciosa que se escurre como agua entre las manos y que termina siendo más de lo mismo.

La película empieza contando la historia de una prestigiosa neurocirujana que al parecer ha revolucionado el tratamiento contra las adicciones, a través de métodos novedosos y controvertidos, nunca estudiados a suficiencia. La doctora muere al parecer en circunstancias misteriosas, heredando a su único hijo, el antiguo monasterio donde había instalado su centro de rehabilitación para adicciones. Y sí, la verdad es que hasta aquí, la cosa pintaba bien. Nada más aterrador que un edificio antiguo, enorme y cargado de simbología mística y religiosa. Si a ello agregamos una historia que incluye almas atormentadas por las adicciones y la enfermedad mental, tenemos un escenario perfecto para una historia siniestra y atemorizante. Sin embargo, la película logra explorar de manera muy pobre esta idea de gran potencial.

Por principio de cuentas, el fundamento “científico” que daría origen a lo sobrenatural y terrorífico de la historia – un ingrediente de ciencia ficción que resulta indispensable para entender lo que pasa dentro de la lógica de la cinta- es desarrollado de manera torpe y poco creíble. Por otro lado, el gran escenario que se tiene para desarrollar la historia no es explotado de la mejor manera. Un excovento con amplias estancias y decoración gótica aparece en una primera secuencia para que después todo transcurra en un pasillo subterráneo con paredes de cemento.

Los efectos son malos, las “moscas” se ven completamente falsas, al igual que las criaturas mitad humanas, mitad engendros. Lo único que distrae un poco al espectador del mal guión, las malas e ilógicas actuaciones, son los momentos que mueven a la risa involuntaria, y la espléndida fotografía, que logra tomas grandiosas del paisaje nevado y del ambiente gótico. Sin embargo, es claro que las imágenes no son suficientes para sostener la cinta, pero después de todo, algún halago habría que hacerle. Incluso le haremos un segundo: dura 89 minutos, por lo que por lo menos, uno tiene la sensación de perdió el tiempo, aunque no demasiado.

Lo mejor:

  • La fotografía, sin lugar a dudas

Lo peor:

  • El guión – sin el cual no hay historia que contar- es pésimo.
  • Las actuaciones rayan en lo absurdo, motivando más a la risa que al miedo. Y no hay nada más desagradable para un fan de cine de horror, que oír que la gente se muere de la risa en la sala, cuando pagast un boleto para que te asustaran.

American Horror Story, primera temporada. Pasiones carnales, almas atormentadas.

 

Finalizó para América Latina, la primera temporada de American Horror Story, transmitida por Canal Fox a través de los canales de paga.  La serie ya había sido transmitida en la Unión Americana, generando altas expectativas debido a los comentarios de la prensa, que la calificaban como uno de los mejores productos de la cadena  – y de la televisión norteamericana en general- a últimas fechas.

Había motivos de sobra para aceptar los animados comentarios que había generado la primera temporada.  Los creadores y productores de la serie, Ryan Murphy y Brad Fadchulk han estado atrás de otros grandes éxitos televisivos como Nip Tuck y Glee, por lo que el éxito se consideraba hasta cierto punto justificado.  Otro punto a favor fue la elección del elenco, producto de un acertado casting que incluye a la primera actriz Jessica Lange en uno de los papeles más oscuros que le hemos visto,  haciéndola acreedora a un Globo de Oro por su participación en la serie.

Por lo demás, la serie era un extraño híbrido entre drama, thriller y horror que resultaba muy atrayente para un público adulto que gusta de otras cosas y que está algo saturado por las series de comedia o de situación familiar tan de moda y populares hoy en día.

La serie consigue – con todos estos elementos-  atrapar a un buen número de televidentes  desde su arranque, aún y cuando esta primera temporada tuvo serios altibajos  que culminan con un final algo soso, que aun dejando la puerta abierta para una segunda temporada, no alcanza a llegar al  nivel de cierre que muchos habríamos esperado.

La primera temporada nos cuenta la historia de la típica familia americana que compra una casa antigua, esperando poder empezar una nueva vida  luego de la pérdida de un bebé y una infidelidad y por tanto, con la aspiración de superar una crisis de pareja, que no sólo afecta al matrimonio conformado por Ben ( Dylan McDermont) y Vivian (Connie Briton), sino también a Violeta (Taissa Farmiga), la hija adolescente de ambos.

Pero además del drama conyugal y familiar,  resulta que la casa que sueñan como el lugar de un nuevo comienzo, está embrujada.  Y no se trata de un fantasma cualquiera, la verdad es que está infestada de siniestros personajes atrapados entre la vida y la muerte, cuyas historias iremos descubriendo de manera particular en cada episodio.

La serie va sembrando misterios alrededor de las oscuras presencias que aparecen en la historia, y que resultan cada vez más intrigantes: una camarera con una doble personalidad y apariencia, un hombre con la cara quemada, un adolescente irritable y agresivo, una mujer obsesiva con la limpieza y los detalles, un extraño disfrazado de licras negras, una pareja homosexual agobiada por los celos, un médico sin escrúpulos y adicto a distintos tipos de drogas, y en el centro de todo, la vecina  (Jessica Lange)una extraña mujer que parece ser la clave para entenderlo todo.

La serie tiene el enorme acierto – quizás el mas destacable en cuanto a manejo de la trama- de ligar las tragedias de quienes han vivido y muerto en la casa, con algunas de los escándalos terroríficos que han conmocionado a los Estados Unidos:  el asesinato de Sal Mineo, las masacres en las escuelas cometidas por adolescentes, el caso de la Dalia Negra, el homicidio de la esposa de OJ, Simpson, entre otros.

El efecto es sorprendente: descurbirmos que  los horrores no están lejos de nosotros, de nuestras historias cotidianas. Al final, la premisa se revela con suficiente claridad como para ser identificada:  nuestras pasiones descontroladas pueden ser tan intensas, que el peligro en realidad de sucumbir a ellas, es que nos esclavicen más allá de la vida misma y por toda la eternidad.

Otra lectura interesante es la del “homenaje” al género de horror que tuvo en la industria hollywoodense la época dorada  que ninguna industria del mundo le ha dedicado como la norteamericana.  A lo largo de la serie vemos influencias claras al cine de casas embrujadas, del nacimiento de niños del mal, de sicópatas de sangre fría,  y de variadas expresiones de thriller y suspenso.

Sin embargo, la serie no consigue mantener el mismo nivel de interés y expectación entre un capítulo y otro. Algunas de las historias quedan mal resueltas, o se alargan innecesariamente – como el doble capítulo de Halloween-. El final queda un poco estancado en esta falta de ritmo y en un cierre para la familia protagonista de esta nueva temporada que nos recuerda más a Beetlejuice que a otra cosa. Y aunque la puerta queda abierta para despertar curiosidad, la verdad es que se requiere de nuevos personajes mejor dibujados y mucho más impactantes.

Por lo pronto, nos han prometido una nueva historia, nuevos inquilinos y nuevas almas atormentadas en el más allá, tratando de convivir juntos en una casa que exalta las pasiones ocultas… aquellas a las que de dominarte, te esclavizarían más allá de la muerte. A esperar entonces, puede ser que de verdad nos sorprendan esta vez.

El 2011 y el horror… el horror.

El Rito

El Rito

 

Los amantes de lo “creepie” sabemos de antemano que el género de horror en el cine rara vez es prioridad para los estudios y en general, es visto con cierto desdén, como si fuera un tipo de historias de segunda categoría. Sin embargo, las historias de horror en el cine son tan antiguas como el cine mismo, siendo quizás por ello un poco decepcionante que no cuenten con el apoyo y el espacio que merecen.

En los años recientes, hemos visto un curioso fenómeno que merecería incluso reinterpretar lo que el cine de horror representa en la industria contemporánea. Miedos antiguos y arcaicos han sufrido intentos variados de actualización a la luz de nuevos y mejores efectos especiales, pretendiendo probar en variadas ocasiones  que una experiencia terrorífica podría serlo aún más si va aparejada de una visión perturbadora mejor lograda de lo que lo fue en el pasado. La experiencia nos muestra que no es así, y que me realidad, el cine habrá avanzado mucho en perfeccionamiento técnico, pero lo central – que es la historia- en realidad nos remite a miedos primigenios, que por muchas razones no evolucionan en las propuestas actuales.

El 2011 no escapa mucho a esta tendencia, y nos trajo al menos una decena de películas destacadas, pero ninguna realmente memorable. Propuestas gastadas y secuelas predecibles es de lo que más se presentó durante el año aún y cuando muchas de estas propuestas venían avaladas por nombres destacados y por promesas taquilleras, pero al final, la verdad es que vimos más de lo mismo.

Scream 4

Entre las secuelas, gran expectación causó el poder ver  en pantalla Scream 4 (Wes Craven, 2011), un clásico ochentero -que además dio origen a uno de los disfraces más populares de Halloween- y que se anunciaba como una verdadera secuela. No obstante, la verdad es que la película en cuestión,  toma elementos de la ya clásica y conocida primera parte, el elenco original y construye una historia que no es muy distinta -en realidad es la misma- con dos giros de tuerca que por un momento parece que la salvan de parodiarse a sí misma, sin conseguirlo del todo. Es de hecho, más parodia que secuela, y eso hace que a más de un amante de la franquicia original sienta que le faltó algo al salir del cine.

Otra esperadísima secuela es Actividad Paranormal 3 (Henry Joost, 2011) , que aún pretendiendo ser una precuela -y que en realidad debería llamarse “La verdadera historia del demonio y las niñas”- termina por ser una película muy regular dentro del género, y mostrarnos objetivamente que el tema y el éxito que suponía explotar esta historia está prácticamente agotado.

En el ámbito de algunos de los remakes la cosa no mejora mucho. “Noche de Miedo” (“Fright Night/ Craig Gillespie, 2011) un remake de “La hora de espanto” no consigue ni siquiera que los fans de la primera se interesen en pagar por verla. En este rubro sin embargo, también están dos películas que se podrían incluir en lo mejorcito del año, por razones muy diferentes.

Noche de Miedo ("Fright Night")

 

La primera No temas a la Oscuridad (Troy Nixen, 2011) que consigue bajo la asesoría de Guillermo del Toro, una aceptable relectura de un clásico televisivo de los ochentas. La película original filmada para la televisión en 1973, dirigida por John Newland, era francamente aterradora.  Sin efectos digitales, la pequeñas criaturas que salían de la chimenea, – y que tenían como cabeza de calabaza- eran el perfecto ejemplo de criaturas extrañas y malvadas que pueden acecharnos desde los sitios que pensamos mas familiares y comunes.

Sobre todo, la original mantenía todo el tiempo un aire oscuro, sombrío y aterrador. El punto es que la película original (una película simple, hecha solamente para televisión) lograba lo que Nixon no logra mantener en esta cinta a pesar de contar con la asesoría de Del Toro y del gran Mike Elizalde en el diseño de los pequeños monstruos: nunca llega a ser lo suficientemente asfixiante para ser aterrador. Sin embargo, para toda una generación que nunca vió “Misterio en su casa” por el canal 13, el experimento puede ser muy interesante.

El segundo remake que se salva de estar en la lista  de lo peor del año en materia de horror, es La Cosa del otro mundo (Matthijs van Heijningen Jr., 2011) que logra hacer de este gran clásico del cine de clase B un producto decente y bien contado. Con pocos hilos sueltos, un manejo inteligente del presupuesto y un muy interesante epílogo a la final, logra una película que resuelve con cierta dignidad el reto de abordar un tema que no es en modo alguno novedoso si de terror y/o ciencia ficción se trata.

"La Cosa del Otro Mundo"

Finalmente, toca el turno a las historias nuevas, o pretendidamente originales. La verdad es que ninguna lo es del todo, porque parten de clichés que conocemos hasta la saciedad y que terminan por decepcionar a todos los que nos gusta pagar un boleto para que de verdad nos asusten.

En este caso están La Noche del Demonio (James Wan, 2011) y Exorcismus (M. Carballo, 2010) y el Rito (Mikael Håfström, 2011)

En el caso de la primera, la película resulta una combinación de elementos sobreexplotados del género hasta la saciedad: casas embrujadas, posesiones, médiums salvadores y la lucha por salvar un alma inocente – en este caso un pequeño niño con habilidades extrasensoriales- es de lo que se compone la historia, centrada en una familia que de pronto conocerá el horror y la maldad verdadera sin saber como luchar contra lo que no conoce. Nada nuevo en realidad: entre “El Horror de Amytiville” y “Haunting on Conneticut”, transcurre la primera parte, hasta que el asunto empeora y es necesario traer una medium para que libere al niño. Es entonces que llegamos a “Poltergeist”, aunque en este caso el perdido en una extraña dimensión del más allá es un niño, y quien entra a rescatarlo es su padre. Más de lo mismo, y ni siquiera reinventado.

Por lo que toca al cine de posesiones, es claro que el demonio hizo de las suyas. El rito, logra entradas de taquilla debido al muy desafortunado incidente en la entrevista que López Dóriga le hace  a Anthony Hopkins, pero la verdad es que la cinta es bastante mala, solo vimos mas de lo mismo. Finalmente el Rito, como premisa que nos prometen desde el título, nunca es el tema central de la película. Pero eso no es todo lo que la hace una propuesta mediocre. Inconsistencias graves en las fechas, efectos especiales que creímos superados (¿de verdad Hopkins necesitaba maquillaje y pupilentes para hacernos creer que es la encarnación del mal? no lo creo) y sobre todo, nunca un tratamiento sólido teológicamente hablando, hace que dudemos de la veracidad de lo que nos vendieron como  “basada en hecho real”

En el caso de Exorcismus, el asunto es todavía peor – aquí ni siquiera tenemos un actor de la talla de Hopkins. La cinta tampoco ofrece nada nuevo, más que la prueba de que el cine es ya una actividad que puede realizarse con equipos de trabajo multinacionales. Cliché tras cliché, vemos todos los elementos del cine de exorcismos, sin que realmente se ofrezca una relectura interesante en la pantalla.  Con los efectos de siempre –levitación, voces monstruosas, vómitos (bueno, estos no son verdes, eso sí)- la cinta va directo a todos los lugares comunes que sabemos, además los personajes  no están lo suficientemente bien construidos como para que sus motivaciones parezcan lógicas o creíbles y en general, es una propuesta de esas que parecía que daba para más, pero termina quedándose a mitad de todo.

 

Exorcismus

En general, un mal año para el horror, después de una revisión por  las cintas que generaron mayor expectativa. Quizás lo que nos urge es volver a lo básico: una buena historia, con algo de arte al intentar contarla, es quizás lo único que se necesita para inspirar horror… el horror en serio. Por supuesto, no perdemos la esperanza de ver algo así en el año venidero. Nunca hay que perder la certeza de que de verdad no lo hemos visto todo, ni de que no hemos podido superar nuestros más profundos e inquietantes temores.

 

The Cabin of the Woods, un viejo cliché reestructurado

Si le pidiéramos mencionar las películas en donde un grupo de jóvenes decide pasar un fin de semana en una cabaña en el bosque, para encontrarse con una serie de horrores, seguramente podría mencionar muchísimas. Sin embargo, el más reciente trabajo de Drew Goddard nos ofrece una visión bastante novedosa del viejo cliché, mezclando elementos de horror y ciencia ficción de forma completamente inesperada, y que deja al espectador asombrado desde prácticamente el principio. La misma estará disponible en México para el segundo trimestre del 2012, y será muy recomendable.